viernes, 8 de julio de 2016

El amor no es miedo

Decidí alejarme a un lugar que permita reencontrar ese ser perdido en otras vivencias olvidando mi propia vida. No es necesario destapar imaginaciones que adelanten truenos en donde no los hay. De mis labios no ha salido la palabra adiós. Hay dificultad para alcanzarte y, para ello, necesito vaciar experiencias que no son afines a lo que aspiro contigo, ir más allá de nuestro primer encuentro.

Algo no está bien, es algo con aroma de viejo, usado, recuerdos de otros instantes dispuestos a mortificar la confianza de ésta ilusión. Hay cosas que son mías que no quiero que sean tuyas. Insisto en estar juntos pero hay cuentos e historias que se asoman para ser repetidas y, ahorita, te puedo decir, que no hay cosa más tramposa que verte dormir con alguien asaltado por el miedo del pasado.

No te he dicho adiós, solamente he pedido al Universo que brinde la oportunidad de ver esas sombras que habitan en mi ser para, en ves de discutir, bailar un bolero con  ellas y transformarlas para despedirlas en paz. Sinceramente, pienso que lejos de alejarme es una demostración de mi anhelo de unirme a ti. Confía, el amor no es miedo.

Estoy convencido que éstos momentos ayudan a aclarar el paisaje emocional porque hay un nuevo despertar; ese ser desdibujado por el pasado tiene extraviada su individualidad y, al regreso, cuando la verdad retome el sentir, la dicha de nuestra relación será unir dos individualidades, la tuya y la mía.

Sabré que hubo algo bello en todo ésto porque, entre tantas cosas, tengo que agradecerle a esos seres que me hicieron conocer el inclemente frío de la soledad al demostrar que mis aspiraciones se desvanecían. Fue una gran experiencia que me niego a que se repita porque, de lo contrario, se adueñaría de mis sutilezas para escribirte un poema, del necesario susurro para decirte te amo, de ese inquieto deseo de verte  y, de la tan frágil, libre y necesaria pasión que nos funde en un solo ser.

Así, no tendremos miedo de lo que acontezca porque seremos una comunión un tanto estrafalaria en éste mundo donde el pasado de muchos mortales les hace difícil llegar al día después de la primera mirada.

Seguro de ser felices porque tú felicidad no dependerá de mi, ni la mía dependerá de ti. .

El amor no es miedo.


2 comentarios:

  1. Hermoso, claro y terapéutico escrito estimado. Siempre profundo y sin vacíos...Gracias por existir.

    ResponderEliminar
  2. No sé si llamarlo reflexión, escrito o lo que sea. Lo que si te puedo decir es que es verdad lo que dices y sentido como lo dices. Llega Ricardo, llega porque es verdad.

    ResponderEliminar