miércoles, 20 de octubre de 2010

el danzar de la libertad

Amigos míos, les solicito que me den permiso pero, al mismo tiempo, les pido que no se alejen porque aspiro que me vean, me oigan y, sobre todo, me sientan. Es que necesito espacio, mucho espacio, para poder transmitir lo que tengo aquí adentro. Es un danzar, cual bailarín, que no descansa imaginando que sus pasos se deslizan por los vientos.

Por supuesto que existe un escenario, es un escenario estupendo, despejado de butacas ocupadas por vidas envejecidas viendo como sus ganas son consumidas por las penumbras de la frustración. No no no.. no es una ilusión.! es una lealtad a mi Creador y a mi mismo. Estoy claro que dejaría de ser ilusión si mi danzar es disfrutado con ustedes.

El escenario gozará como fondo una exquisita melodía, más que oída, muy sentida. De esas que se escuchan una vez y quedan grabadas inspirando nostalgia cuando la voluntad no se ha atrevido. Una melodía Universal ejecutada por la sabiduría de los planetas dirigida, nada más y nada menos, que por ese afamado padre celestial, Júpiter, entusiasmado con su tarea infinita de enseñarle a las almas que su misión espiritual, es ser libre.

¡Aquí entre nos..! la iluminación estará a cargo de la Luna, para garantizar que mis movimientos estén dotados de esa fuerza emocional que desborde la pasión y así, alcanzar el verdadero sentido de la vida, vivir !Uyy.. si vieran los músicos..! cada uno con sus instrumentos, esperando comenzar la función, estoy seguro que se divertirán de mis temblores. Son muy generosos, me han otorgado una confianza única y me dieron a tomar algo extraño, fundamental para danzar, dejar de parecer y comenzar a ser.

Les cuento que antes de tomar la decisión estuvimos reunidos para intercambiar ideas. Todos opinamos y fue una conversa dura pero fructífera, diría que muy sabia. Me dijeron, que para lograr éxito tengo que admitir que ya no soy niño. Inicialmente no entendí la vibra de la reunión, hasta que me enseñaron el rostro triste de un habitante de mi tierra que se acostumbró a un No Podré. Me dijeron, que para danzar se necesita guáramo ya que es un asunto muy serio, digno de los que persisten y no ceden.

Me recordaron que soy integrante de la humanidad, ansiosa de mejorar, y que nada que carezca de libertad es digno de evolución. Que todo aquel que asuma la huida para despertar jamás conocerá el amanecer. Para danzar con estilo es perentorio sudar y secarse, caerse y levantarse, trasnocharse y no darle la espalda al mundo, siempre mirando hacia adelante.

Admito, que el susto fue enorme porque por primera vez me vi dispuesto a iniciar, íngrimo y sólo, algo que amerita encontrarse con eso que palpita en todo corazón. Es delicado asumir la altísima responsabilidad de haber emprendido mi obra. Supe que tengo un compromiso conmigo que aspiro contagiar a quien me esté leyendo y a quien no me esté leyendo.

Si imaginar es el inicio de danzar sin ataduras, me encantaría que otros y otros se imaginaran danzando y, así, la libertad dejaría de parecer para ser. No sería un iluso sino la realidad de todos...!

"Te irás una y otra vez pero será una la verdad, lo ajeno siempre estará dominando tu mundo. Y, aunque no quieras, tendrás que seguir la huida y algo terrible sucederá, llegará el momento en que no podrás escapar porque tu sombra será la tirana"
Los dejo, iniciaré mi función......!

Se les quiere.

Ricardo.

7 comentarios:

  1. Yo quiero bailar...!!!!

    Nam miojo rengue kyo Ricardo.

    ResponderEliminar
  2. Realmente hermoso. Adpatado alo que nos está sucediendo.

    Muy bello. Te felicito

    ResponderEliminar
  3. En una oportunidad tuve la osadía de huir de un acontecimiento personal, relamente se transformó en una auténtica pesadilla. Me sentí cobarde, embustero y no digno de ser padre.

    Excelente escrito que me recordó aquello.

    Enrique Adrian.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ricardo excelente un beso!!!


    Leida.

    ResponderEliminar
  5. alexander fuenmayor28 de octubre de 2010, 16:48

    El ser humano Ricardo, vive en una eterna huída. Diría que no es capáz de tolerar tanta realidad.

    Muy buena reflexión que debiera ser leída por los jóvenes en especial.

    Mis respetos.

    Alexander Fuenmayor.

    ResponderEliminar
  6. Amigo, hermoso....profundo....besitos!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos y todas, los de aqui y los que me han escrito por correo y msj.

    abrazos a todos.

    ResponderEliminar